Por dificultades insuperables en el sistema de megafonía de la sala y ajenas por completo a Foro Agro-Ganadero, la calidad del sonido no es la habitual de nuestras presentaciones. Rogamos disculpen las molestias.

Carlos Buxadé, Catedrático y Profesor Emérito de la UPM, analizó la “Situación actual y perspectivas del sector ovino de leche”. Actualmente nuestro país ocupa la posición de liderazgo en la producción de leche de ovino en la UE-28. Este sector es imprescindible para la sostenibilidad integral del medio rural de muchas regiones y cuenta con un alto potencial de exportación; según la OCDE/FAO, el consumo mundial de queso y los intercambios internacionales de este producto crecerán de forma positiva en el período 2017-2025. Además, hay una creciente implantación y desarrollo de nuevos derivados de la leche de oveja en los mercados mundiales.

En la actualidad el consumo leche líquida de oveja es muy bajo y el objetivo es la producción de queso y de otros productos de alta calidad. A nivel mundial se producen 7,5 millones de toneladas, fundamentalmente en China y Turquía, mientras que la Unión Europea es la tercera productora. Aunque en la UE, España ocupa la cuarta posición en cuanto a número de cabezas, somos el segundo país que más leche entrega a la industria, tras Grecia. En cuanto a las toneladas de queso puro de oveja producido, también ocupamos el segundo lugar tras Italia.

El ovino de leche en nuestro país representa aproximadamente el 2,7% de la producción final ganadera. La distribución del censo se concentra principalmente en dos Comunidades: Castilla la Mancha y Castilla León. Los principales retos a los que se enfrenta son consolidar y continuar su implantación sectorial en el medio rural y potenciar su sostenibilidad integral (económica, social y medioambiental), diversificar, diferenciar e innovar productos y diversificar los mercados y los circuitos de comercialización y canales de distribución de los productos del sector. Por otro lado, es necesaria una política sectorial que, entre otras cosas, potencie el consumo de productos derivados de la leche de oveja en el mercado interior a un precio justo.

La problemática del sector está determinada por los importantes desequilibrios en la cadena sectorial, un limitado consumo de productos basados exclusivamente en leche de oveja y escasas alternativas de autorregulación de la producción. Respecto a la balanza comercial exterior quesera nos encontramos con mínima exportación de quesos a países extracomunitarios, escasas exportaciones de productos basados exclusivamente en leche de oveja y una gran dispersión de marcas de quesos en los lineales de venta.

Por esta razones es fundamental tener claro que el futuro debe pasar por varios ítems: fomentar y desarrollar la base asociativa, desarrollar contratos válidos de venta de la materia prima implicando a la distribución, mejorar la información y la formación del consumidor, y valorizar el queso producido con leche de oveja mediante la implantación de figuras de calidad.