Por dificultades insuperables en el sistema de megafonía de la sala y ajenas por completo a Foro Agro-Ganadero, la calidad del sonido no es la habitual de nuestras presentaciones. Rogamos disculpen las molestias.

Agustín Diadosa, de Euronit, abordó en su intervención “La importancia de las cubiertas en los alojamientos para ovino de leche”. El efecto de los gases desprendidos por la propia actividad respiratoria y metabólica y por los excrementos de la base animal, provocan una rápida corrosión de los materiales metálicos. Es fundamental evitar en las naves para el ovino de leche el acúmulo de estos gases (amoniaco, etc.), altamente nocivos para el animal y las personas que trabajan “in situ”, ya que favorecen las enfermedades de tipo respiratorio. En contra de lo que se cree, la proyección de poliuretano no resuelve este problema. Los productos de fibrocemento, son una solución técnica para garantizar la durabilidad ya que son inoxidables y sin  efecto tambor, lo que limita los problemas acústicos que indicen de manera muy negativa en el ovino de leche. Además es un material impermeable y transpirable, que limita en gran medida el problema de las condensaciones, o incluso las evita cuando la ventilación es correcta.

Agustín Diadosa incidió después en otro problema crucial de las cubiertas metálicas, el estrés térmico, que disminuye las eficiencias y eficacias productivas y reproductivas lo que se traduce en mayores costes de producción. La forma de evitar esto es poner una cubierta con un buen aislamiento térmico: una cubierta de fibrocemento con poliuretano inyectado de 40 kg de densidad (para conseguir aislamiento) e internamente poliéster blanco que aporta luminosidad y permite la limpieza con agua a presión y desinfectantes. Con el diseño adecuado de una buena cubierta, la temperatura puede disminuir entre un 30% y 50%. 

Otro de los objetivos del alojamiento de las ovejas de leche es no tener que recurrir a la ventilación forzada; es decir, poder optimizar los índices técnicos con ayuda de la ventilación natural. Una opción eficiente y eficaz es la ventilación por cumbrera con remates de fibrocemento. Y, por supuesto, también es clave un cerramiento eficaz e higiénico.